Desde el interior observan

14.4.09

Whattimeisyourtime

El alto volumen de la música y el calor del día me habían embotado. Me sentía como en otro lado, en otro cuerpo. El tiempo se había dilatado y no percibía bien las cosas. El sonido me llegaba como por debajo del agua, las imágenes eran lentas y borrosas, dejaban un rastro cada vez que movía la vista. Si bien era extremadamente raro me gustaba, me sentía como presa de una droga dulce que no lastimaba, sólo alentaba las cosas permitiendomé apreciar todos los detalles de lo que sucedía a mi alrededor.
Sentí que una fuerza que no era la mía me levantaba de mi asiento. Como en trance me paré frente al espejo. El sonido y las imágenes seguían retrasados. Me miré un largo momento al espejo, tratando de entender qué sucedía. Una sensación tibia me acarició debajo de la nariz. Vi que sangraba. Cuando me llevé la mano a la nariz para limpiarme un agudo dolor me apuñaló en la cabeza. Casi me tira al suelo. Me apoyé en el espejo pesadamente.

Alfred – Jajaja! Sí!
Frank – De qué te reís, tarado?
Alfred – Decime! Decime ya qué sentiste!
Frank – Qué?
Alfred – Sí! Qué sentiste?
Frank – No sé, estaba como drogado, veía y escuchaba todo lento…
Alfred – Sí, sí! Al fin!
Frank – Qué está pasando?
Alfred – Cada vez estoy tomando más el control, eso pasa, jajaja!
Frank – Cómo!? Recién fuiste vos!?
Alfred – Así es, amigo… Recién casi te mando para lado inconsciente quedándome yo al mando…
Frank – No! No puede ser! No te voy a dejar!
Alfred – Ah, no?

De nuevo sentí el cuchillo del dolor clavándose en mi cerebro. Conducido por la agonía, golpeé el espejo que se rompió en grandes pedazos. Noté cómo Alfred ganaba cada vez más terreno. Sabía que se me venía una dura prueba encima… Mi mano derecha se alzó por sí sola y se aferró con fuerza a mi rostro. Esa garra que antes era mi mano, me arañaba fuerte la cara, me arrancaba pedazos de piel mientras yo trataba de zafarme del agarre. Seguí luchando contra la fuerza de Alfred, retorciéndome en el suelo. La mano poseída continuaba rasgando mi rostro, tanto que ya no me quedaba piel en el lado derecho de la cara. La sangre regaba el piso, la pared y los restos del espejo. En un momento, la garra se separó de mi rostro, pensé que Alfred se había rendido. No podía estar más equivocado. Arremetió nuevamente, pero esta vez clavándome uno de sus infames dedos en el ojo derecho, destruyéndolo por completo. Mi alarido fue atroz, me sorprendí a mí mismo de lo fuerte que podía gritar. Alfred seguía deshaciendo mi cara mientras yo trataba de frenarlo en vano. Seguimos debatiéndonos un rato, hasta que se me vino la forma de pararlo. Debía dejarlo inconsciente… y para eso debía dejarme inconsciente a mí. Me incorporé como pude, me acerqué lo más posible a la pared y empecé a darle cabezazos.

Alfred – Qué hacés, tarado!?
Frank – Lo que sea necesario para bajarte de la moto…
Alfred – Nos vas a matar a los dos! Dejame el lado consciente y esto se acaba acá!
Frank – No way… O te paro o nos mato, no me importa…

Y golpeé fuerte mi cabeza contra la pared repetidas veces. Sentía cómo los huesos se iban debilitando al mismo tiempo que mis sentidos se nublaban y mis fuerzas flaqueaban. Con cada golpe, la fuerza de Alfred disminuía un poco. Hasta que con el último golpe soltó mi mano que cayó inmóvil al costado de mi cuerpo, totalmente teñida de rojo, aún con pedazos de piel y carne entre los dedos. Con el último golpe sentí cómo se partía mi cráneo. Empecé a caer lentamente al suelo y alcancé a ver que estaba cubierto de sangre casi en mi totalidad, al igual que la pared y el piso. Cuando caí, el ruido seco que produjo mi cráneo contra el suelo fue lo último que escuché. Mientras mi mente se iba a otro lado, mientras perdía totalmente la consciencia sentía cómo el charco de sangre que crecía abajo mío me mojaba la ropa… Y pensaba “Mierda, voy a quedar desfigurado…”

7 Víctimas:

El que se agarra a tu hermana dijo...

Jaja! re zarpi, te copaste con la idea de suicidarte!! Podes hacer asi.. llamas a la policia y decis "tengo un rehen! se llama alfred!! o me pagan o me suicido.. digo, lo mato!!".

Jaja! buenisimo.

La Genialidad Presente dijo...

Espero que no estés muerto y elotrodespierta se convierta en el diario íntimo de un zombie.

Porque es un diario íntimo.

Frank dijo...

Que no es un diario íntimo, carajo! ¬¬

...::Ameliah::... dijo...

jaja, muy bueno che. Me gusta como escribis. Te voy a pasar a visitar...

Inside.a.bubble dijo...

jajaj tu diario jajajaja
oie sii ten cuidado si no nos va a escribir el...

no es mejor onda así como un exorcismo que darse cabezazos??

Franky dijo...

Entrada épica en la historia de este blog!!!!

Frank dijo...

Ameliah: Genial! Me encanta que me visites seguido... Jojo!

Inside.a.Bubble: Un exorsismo o una lobotomía... Y repito, que no es un diario, carajo! ¬¬

Franky: Vos decís? Me alegro que te haya gustado. Saludos.